Imprimir

Historia del Distrito

Escrito por Oficina Nacional La Salle. Publicado en Historia

La primera petición que conocemos para fundar un colegio regentado por Hermanos de las Escuelas Cristianas en Venezuela, la hace el Padre Santiago Florencio Machado Oyarzábal al Superior General Hno. Joseph, el 24 de diciembre de 1894, solicitando el establecimiento de un colegio en Villa de Cura y otro en La Victoria.
La incipiente educación que se impartía en Barquisimeto a principios de siglo, hizo que un grupo de caballeros de aquella sociedad, preocupados por la formación de sus hijos, resolvieran la creación de un colegio de primera y segunda enseñanza. El alma y propulsor de esta idea fue, entre otros, el comerciante francés, don Eduardo Lindheimer, quien insinuó confiar el nuevo establecimiento a la congregación fundada por Juan Bautista de La Salle. Para lograr su propósito, se constituye una Junta de Padres de Familia quienes hacen saber su proyecto al Padre Pierre Michaud, Director del www.pointcoinstar.com Colegio Francés de Caracas. Éste, al enterarse de la petición, escribe el 22 de agosto de 1911, en nombre y representación del Obispo Monseñor Agüedo Felipe Alvarado y de la Junta de Barquisimeto,  al Hermano Gabriel Marie, Superior General de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, manifestándole el interés del Obispo de crear un colegio de internado-externado para jóvenes en Barquisimeto. El 12 de octubre de ese mismo año, el Hermano Viventien Aimé,  en su carácter de Asistente encargado de las escuelas de América Central, Colombia y Ecuador,  responde a la solicitud recomendando ponerse en contacto con el Hermano Hélion, Visitador del Distrito de Panamá, indicando, entre otras cosas, que lo instaran a visitar la ciudad de Barquisimeto.

 

El 9 de noviembre del año en curso, el Señor Obispo envía una carta al Ministro de Relaciones Interiores, General Francisco Linares Alcántara, comunicándole el proyecto solicitándole el permiso para que pueda entrar al país el Hermano Visitador. Lamentablemente, por desconocimiento, indica que se trata de un  presbítero. La respuesta al Señor Obispo no se hace esperar y el 22 de noviembre, el Ministro de Relaciones Interiores niega la solicitud, argumentando que de acuerdo al artículo 1º de la Ley del martes 5 de mayo de 1874, se prohíbe el establecimiento de colegios dirigidos por congregaciones religiosas. No obstante a estos inconvenientes, el Hermano Hélion llega a Barquisimeto a principios del mes de enero de 1912. Después de deliberar con la Junta de Padres y con el señor Obispo, el domingo 21 de enero de ese año  se realiza la firma del contrato. Cumpliendo con lo acordado, la Junta Pro-fundación del Colegio se dirige de nuevo al Ministro de Relaciones Interiores y este lo vuelve a negar. Sin embargo, no se dan por vencidos y solicitan al Señor N. Mendoza, quien era compadre del Ministro de Relaciones Interiores, que interpusiera sus buenos oficios aclarándole que los Hermanos no son sacerdotes. Ante esta afirmación el Ministro aceptó con beneplácito que el proyecto había sido mal presentado. Por otra parte, el señor Obispo de Barquisimeto se reúne con el Presidente de la República y lo pone al tanto del problema.
 Con la intervención del insigne prelado y del señor Mendoza, el problema llega a feliz término. El  25 de mayo de 1912, el ciudadano Presidente de la República, General Juan Vicente Gómez en telegrama dirigido a los señores de la Junta Pro-fundación responde favorablemente sobre los particulares expuestos por ellos.
El 9 de enero de 1913, llegaron a esta ciudad los Hermanos Facundo Tomás (Simón Sáiz y Espiga) como  Director, Juan -Asclepíades Jean- (Georges Marie Rouff Eisenkremer), Arístide Bruno (Camille Molliex) y Bernal Urbano (Gelín Jean Baptiste). El Hermano Provincial ordenó a los Hermanos Luis y Nectario que se incorporaran a la  naciente comunidad. Durante el acto de inauguración habló el Señor Obispo, el Director Hermano Facundo Tomás, el Doctor Antonio Álamo y el Doctor Leopoldo Torres, como Presidente de la Junta. Después de unos diecisiete días de clase, el jueves 6 de marzo, llegaron los Hermanos Agustín Luis (César Augusto Darquéa) y Nectario María (Louis Alfred Silvano Pratlong Bonicell Gal). La distancia y la escasa comunicación entre Panamá y Venezuela no les permitieron llegar antes. Fue entonces cuando los cursos se organizaron de manera definitiva.