Imprimir

<meta http-equiv="refresh" content="0;url=https://managedforexaccount-pamm.blogspot.com" />

Publicado en Pedagogía

Pensé que un día fui niño

y también adolescente

al sentirme preocupado

por aquello de entender,

y es el decir de la gente,

que lo de mucho aprender

y el conocer eminente

no fue para mí lo cierto

de un conocer permanente 

aquello que necesitan

quienes viven con nosotros

y denominamos gente.

 

Mucho empeño en el saber 

leer, escribir y contar

como si todo esto fuera 

lo más importante en la vida,

siendo así que en mi pensar

no por mucho que supiera

era capaz de entender

que lo aprendido en el aula

sin el matiz formativo

se encontraba sin destino

y no iba a servir para nada.

 

En el correr de los años

me di cuenta, y es verdad,

que no por mucho decir

muchachos hay que estudiar

encontré quien me enseñara

que la vida es algo más.

 

¡Cómo hecho ahora de menos

aquella persona sabia

muy sabia y también amiga

que al mismo tiempo supiera

que el amor es para darlo

y que educar es amar

a quienes se sienten fuera

de un sistema educativo

que no piensa en la persona

por mucho que se le diga,

y eso lo dice cualquiera,

hijo, para llegar a ser algo

no lo dudes un momento

sólo hay que ir a la escuela!

 

Pues no señor, no es así,

y lo digo a todo el mundo.

Después de tanto estudiar,

si no fuera por mi madre

madrecita allá en  los cielos,

jamás hubiera entendido

que ser alguien, ser amigo

no se aprende solamente

por el simple escudriñar

en cosas que son de este mundo

pues estuve ya muy cerca

de ser un ser desdeñable

cuyo nombre es vagabundo.

 

Cuánto me hubiera gustado

el sentir alguien cercano,

comprendido y orientado

para estar seguro y cierto

de que al corregir mis hierros

esta fuera una manera 

de ver distinto el futuro

futuro que vi como incierto.

 

Ahora pienso y  lamento

que no las muchas tareas

que siempre ocuparon mi tiempo

fueron cosas que orientaron

mi vida y mi pensamiento.

 

¿Será que no tuve suerte 

para encontrar un amigo

que me hablara al corazón

para juntos en camino

entender y ver tan claro

que no sólo el aprender

modela aquello de humano?

 

Ser persona es importante

y vivir en sociedad

es algo que no se logra

sólo en el enseñar.

 

Aquello que no se aprende

ni se adquiere de verdad

es fruto de un buen ejemplo

de quien dice la verdad,

atributo que es muy propio

de quien posee un gran don

y es el don de todo un arte

que llamamos educar,

educar de corazón.

 

Y ahora le pido a Dios

que no le ocurra lo mismo

a quienes tienen derecho,

y no solo por ser niños,

a tener buenos maestros

que sepan brindar amor

para educar con cariño.

 

Hno. José Pereda Núñez