Imprimir

Palabras del Hno. Antón Marquiegui, Profa. Jannet y Hna. Nubia - Posterior a la eucaristía de los 100 años De La Salle con Venezuela. Barquisimeto

Escrito por Super User. Publicado en 100

Intervención del Hno. Antón Marquiegui, Visitador Provincial, la Profesora Jannet, Directora de la Escuela Pre.Artesanal Hno. Juan y la Hna. Nubia, Presidente de la Asociación Venezolana de Educación Católica. Finalizada la misa de CELEBRACIÓN DE LOS 100 AÑOS DE LA SALLE CON VENEZUELA Barquisimeto17 de febrero de 2013. A continuación hacemos breve extracto de estas intervenciones:

 Hno. Antón Marquiegui: 

Se trata de una buena compañía, productiva, proactiva, servidora del país: La Salle y Venezuela. Buenos activos y mucha producción de capital humano. El Evangelio ha servido para crecimiento social, eclesial y de Reino de Dios en esta Tierra de gracia. Para los lasallistas que nos corresponde llegar al 2013 no nos sale sino agradecimiento, primero a Dios por tantas gracias derramadas en el país por la pléyade de educadores y educadoras que siguiendo el estilo de La Salle se han entregado de lleno a su profesión de levantar nuevas generaciones, de estimular conciencia y realizaciones, de retar al inconformismo y la participación crítica, de acompañar pequeñas y grandes historias en el país. Agradecimiento a Venezuela, a la iglesia local venezolana que confió en el ministerio de estos religiosos educadores, o educadores religiosos, como parte del ministerio eclesial, a las familias que buscaron los centros lasallistas con esperanza y apoyo. Agradecimiento a los hermanos y hermanas, a los docentes y a las docentes que a lo largo de estos cien años han compartido la responsabilidad de la educación y han disfrutado los avances y saltos de sus alumnos y alumnas.
El trabajo profesional convertido en misión eclesial, en ministerio de salvación convierte al lasallista en profesional de la esperanza, haciendo una segura apuesta a que su trabajo está acompañado de la gracia del Padre que quiere para todos la salvación y la llegada al conocimiento de la verdad. No se estudia en La Salle sino para ser y convertirse en protagonistas de la propia vida, de la comunidad en la que toca actuar y vivir y en la sociedad que a diario hay que construir.
Venezuela, los jóvenes, los niños y adolescentes, las familias, son diferentes a lo que había hace cien años. Quienes buscan la educación lasallista vienen de todas las clases sociales, los más pobres deben ser los preferidos si estamos guiados por el carisma de La Salle. Hoy toca a cada educador o educadora lasallista, por ser educador cristiano, Ser sacramento de la bondad de Dios en medio de la escuela.
Atrevimiento para invitar a los más preparados para que se animen a ser educadores, a que sigan la huella de La Salle en Venezuela, a que elijan el sacerdocio o la vida religiosa como formas de vida al servicio de los demás, a que asuman compromisos políticos o empresariales con la dignidad de quienes realizan un servicio importante a sus comunidades.
Por todo ello, lasallistas de Venezuela, Feliz cumpleaños centenario. Que sea por muchos años más.

Palabras de la Pfra. Jannet:

En este momento de Viva Presencia del Señor Jesús en nuestros corazones. En nombre de toda la Comunidad Escolar y todas las familias lasallistas que hacen vida activa, tanto en la Pre-artesanal “Hno. Juan y el Instituto La Salle, (Dos Colegios Hermanos en Barquisimeto) y todos nuestros Centros Educativos a nivel nacional, queremos expresar desde la luz de la fe, nuestro pleno agradecimiento a Dios por su inmensa bondad y providencia, a los Hermanos de La Salle, por su entrega generosa, por su valentía y docilidad a las santas inspiraciones de Dios a lo largo de estos 100 años, en la que han continuado ininterrumpidamente, con fidelidad, trazando gloriosas líneas a través de un proceso evangelizador, basado en el servicio educativo a los más necesitados. Gracias por traer a nuestro país la Misión Educativa Lasallista, legado espiritual de San Juan Bautista De La Salle que a lo largo de estos 100 años ha nutrido el espíritu, el corazón y el intelecto de tantas generaciones de hombres y mujeres que han experimentado en nuestros Centros el sublime calor de la fe, fraternidad y el servicio. Es propicia la ocasión para manifestar nuestro profundo agradecimiento al Reverendo Padre Oswaldo Araque por su disposición al aceptar generosamente, oficiar esta Santa Eucaristía.

Palabras de la Hna. Nubia:

Hoy. La AVEC se regocija y eleva su plegaria para agradecer a Dios por la obra de los Hermanos de la Salle, quienes respondiendo al llamado de ayer igual que el de hoy: "Vayan y enseñen", han permanecido fieles a su misión desde hace 100 años.
La siembra inicial, como todo comienzo, fue difícil, pero su ánimo recién estrenado vislumbró en sueños el trigo maduro. Lágrimas, trabajo y sudores, pero sobre todo mucha oración, fueron las herramientas para el cultivo de una tierra cargada de promesas. Buena tierra, preparada para anidar la más genuina semilla y cuidarla con abono, agua, vientos y sol, y en ocasiones la poda dolorosa.
Desafiando las leyes de aquel entonces que no permitían que manos extranjeras forjaran la mente y menos el corazón de los estudiantes venezolanos, llegaron a recopilar y editar obras de Historia y de Geografía, verdaderos compendios que hoy constituyen una riqueza bibliográfica, siempre actual y siempre nueva, iluminada por los valores del evangelio .
En el aspecto de la investigación, han dejado importantes estudios y trabajos de investigación. Con rigor científico han escudriñado las peculiaridades de cada especie, y agrupado los seres de la naturaleza; haciendo así más fácil su estudio y análisis.
Es digno y justo agradecer a los HERMANOS de la SALLE por ser semilla de bien a través de su gran apostolado educativo que ha trascendido a muchas generaciones.
Por eso hoy bendecimos a Dios por el trabajo y su presencia profética en Venezuela, en sus colegios e institutos en donde mantienen vivo el ardor y el carisma de su fundador.
La Asociación Venezolana de Educación Católica, tiene mucho que agradecer a la. Salle, no solo por la encomiable labor de sus centros educativos, sino, muy particularmente porque varios de sus hermanos han llevado sabiamente el timón de la presidencia de la AVEC: El Hermano Peñaloza, El Hermano José Pereda, El Hermano Antón Marquiegui, hoy Provincial de la Salle en Venezuela. Por todo les decimos de nuevo GRACIAS y les animamos a reiniciar la siembra, con la certeza de que muchas generaciones beberán de sus fuentes del Saber y los valores, por largos años, ¡Para cantar, como en este Primer Centenario, las glorias y alabanzas del Señor! Con estas intervenciones y la entonación del Himno del Colegio La Salle, terminó esta emotiva ceremonia llena de amor y reconocimiento a la labor de los Hermanos de La Salle en Venezuela.

Acto seguido los invitados se dirigieron al Salón Hno. Gaudencio para disfrutar del brindis de los 100 años y entonar con alegría el Cumple Años Feliz.


Hno. José Pereda Núñez