Imprimir

Palabras del Hno. Alvaro Rodríguez, por los 100 años De La Salle con Venezuela

Escrito por Hno. José Pereda Núñez. Publicado en 100

Queridos Hermanos y Lasallistas:

Los cien años de presencia de nuestro Instituto en Venezuela son para todos nosotros un motivo de alegría y de fraterna responsabilidad, que celebramos con gozo y, sobre todo, con esperanza. Son cien años de búsqueda, esfuerzos y logros que no pueden pasar desapercibidos. Especialmente, son cien años de contemplación de una historia de salvación que nos lleva a agradecer la presencia de Dios entre nosotros. Quizás es bueno recordar las circunstancias que vivía el Instituto hace cien años. Así podremos valorar mejor el momento fundacional en Venezuela y convertirlo en memoria de gozo y esperanza para el presente y el futuro.

Seguramente en sus corazones resonarán de manera especial los nombres de los seis primeros de nuestros Hermanos en tierras venezolanas: Facundo Tomás, Juan Asclepíades, Arístides Bruno, Bernal Urbano, Agustín Luis y Nectario María. Ellos son los primeros de una constelación de Hermanos de las Escuelas Cristianas que han convertido a Venezuela en su segunda patria.
Por esto, celebramos los cien años. Esta mirada al pasado nos lleva con entusiasmo a asumir con esperanza los retos que tenemos entre manos. Por supuesto, el más importante está centrado en la convicción de la comunidad lasallista de seguir proclamando su fe y su celo por la educación cristiana de los niños, jóvenes y adultos de Venezuela.
Por eso, reconocemos el valor inmenso de las Educadoras y de los Educadores lasallistas, en quienes hemos depositado responsablemente la animación y el trabajo educativo en nuestros centros. Ustedes han aceptado el reto de asociarse al ministerio de la educación cristiana que el Instituto ha mantenido durante trescientos años. Ustedes son los nuevos protagonistas de la escuela lasallista. Les agradecemos profundamente su presencia, sus desvelos y sus deseos porque Jesucristo siga estando presente en el corazón de sus alumnos. Queremos caminar junto a ustedes, construyendo una Iglesia más cercana a las aspiraciones de los niños,
Oficina Nacional La Salle – Esquina Luneta .Edif. Centro Valores piso 5 Ofic. 5-2. Caracas - Distrito de Venezuela Pág. 3
jóvenes y adultos, sobre todo, de los más necesitados, de los excluidos del sistema educativo que esperan de una mano amiga.
Mi palabra de agradecimiento a tantas familias, exalumnos y amigos que han creído y siguen creyendo en el valor de la escuela lasallista. Sabemos que vivimos tiempos difíciles. Por eso, creo en la capacidad de la sociedad civil para sostener con generosidad proyectos educativos desafiantes. Quizás también sea un momento oportuno para que las asociaciones de exalumnos sigan comprometiéndose con la atención educativa a los más necesitados de Venezuela.
Confiando en la presencia de Dios Padre, les saludo esperanzado en que Jesucristo seguirá viviendo en cada uno de sus corazones.
Felicitaciones a todos los que participaron en estas celebraciones. Fueron muy enriquecedores los encuentros con alumnos, profesores y Hermanos de los distintos centros.

Hno. Alvaro Rodríguez.