Imprimir

Mensaje a los Participantes en el III Encuentro Casa Grande

Escrito por Hno. José García. Publicado en Eventos

“Les envío como a ovejas entre lobos”… Pero “no teman”…Sé que buscan a Jesús,… Vayan y digan a todos sus amigos, compañeros, familiares: ha resucitado… (Mt. 28,5-8)
Vayan y hagan amigos de Jesús a todas las personas que encuentren en su camino conversando, trasmitiendo y enseñando su Evangelio. Pongan por obra lo que aquí en CASA GRANDE han aprendido.
Motivados por las palabras de San Pablo, vayan, queridos jóvenes lasallistas “Arraigados en Cristoy firmes en la fe” (Col,2,7) llevando la alegría, el entusiasmo y la energía que caracteriza a sus corazones juveniles.

Durante la jornada de CASA GRANDE han tenido la oportunidad de reflexionar y profundizar juntos en su fe y compartir experiencias de vida. Pudieron también jugar, cantar, divertirse, sentir y palpar el amor fraterno traducido en amistades profundas cuyo recuerdo perdurará en el tiempo.
Han podido constatar que ser verdaderos lasallistas, y más, ser líderes lasallistas, demanda de ustedes: esfuerzo, constancia, responsabilidad, solidaridad, amor y fe en la presencia de Dios en sus vidas, valores que constituyen el verdadero sentido de la educación que reciben.
Regresen a su ciudad, a sus hogares, a su comunidad colegial llevando:

1  UN CORAZÓN LLENO DE FE EN DIOS
En el Dios de Jesús. Un corazón que palpite a millón movido por ese” Espíritu de Fe” que San Juan Bautista de la Salle legó a los lasallistas para “mirar todo con los ojos de la fe, hacer todo con la mira  puesta en Dios, y  atribuirlo todo a Dios”. Que ese “Espíritu de Fe” sea el motor que dinamice y mueva toda su vida cristiana-juvenil-lasallista. Por esa fe se percatarán que Dios está presente en sus trabajos, estudios, problemas, preocupaciones, alegrías, decisiones, y en su vida entera. “Debe animar todas sus obras y ser el móvil de toda su conducta”·. Por el contrario, si carecen de ese “Espíritu de Fe”, San Juan Bautista de la Sallenos dice: “ Si no lo tienen, o lo han perdido deben ser considerados y considerarse a ustedes mismos como miembros muertos, porque se hallan privados de la vida y  gracia de su estado”.

Jóvenes lasallistas, están llamados a vivir la Presencia de Dios en ustedes, con ese Espíritu de Fe que les mueva a ser cristianos auténticos y verdaderos líderes que alimenten su vida en el evangelio, en la doctrina y en el carisma de La Salle.Coloquen a Jesucristo en el centro de su vida para que sea el punto de referencia constante y la luz que ilumine cada iniciativa y cada latir de su corazón. Salgan de CASA GRANDE enriquecidos y fortalecidos en su fe, dispuestos a trabajar y dar lo mejor para construir un mundo mejor.

2  UN CORAZÓN LLENO DE AMOR
Deben salir con un corazón lleno de amor a Dios y sus hermanos  que les lleve a formar verdaderas comunidades dentro del Movimiento Calle Nueva: fraternas, donde reine la unión, donde se quieran como hermanos, donde las relaciones sean de amistad, donde compartan en oración la experiencia de Dios, donde reinen la estima, la confianza y el respeto muto que afiancen la cohesión de la comunidad, donde se haga efectivo el perdón y la reconciliación, donde se forjen como verdaderos líderes cristianos. Donde Cristo sea el centro de la comunidad y donde vivan y compartan el espíritu y el carisma de la Salle. Vayan con un corazón repleto de amor a los más necesitados. No se guarden al Dios de Jesús para ustedes mismos. Respondan al llamado de Dios con generosidad y valentía. Tomen en sus manos  su propia vida y den la sentido, confiados de que Jesús no les dejará solos.

3  UN CORAZÓN LLENO DE ENTUSIASMO PORA SERVIR
Deben emprender acciones audaces de servicio y apoyo a los que les necesiten. Realizar compromisos que impliquen la entrega plena y completa de ustedes mismos, a ejemplo de Jesús. “¿Qué están llamados a hacer?...comprometerse de forma clara y enérgica a favor de las personas más frágiles y vulnerables de nuestra sociedad: los niños y jóvenes pobres. (Hno. Alvaro)
El compromiso de servir es el que va a dar sentido a sus vidas y proporcionar oportunidades es una característica esencial del carisma de la Salle, que debe ser su carisma.
Salgan con el compromiso de servir con su ejemplo, de ser verdaderos testigos, pues las acciones hablan más que las palabras.
Les envío, queridos jóvenes, como embajadores y ministros de Jesús, a llevar el Evangelio a sus compañeros de colegio y a todos los miembros de sus comunidades educativas, a predicar con su ejemplo y a sentirse cada día más hijos de Dios y hermanos en  La Salle.-